Publicado el Deja un comentario

Musaka de Berenjenas

Hoy domingo queríamos compartir con vosotros una receta que nos encanta y disfrutamos en familia muchísimo. Se trata de la Musaka. Una “lasaña” muy sana, elaborada con nuestras berenjenas –> Comprar ahora <– y con nuestro riquísimo tomate, para realizar un tomate frito de categoria –> Comprar ahora <–

Hoy os enseñaremos como la hacemos, ¿estáis listos? ¡Comenzamos!

Ingredientes:

200g de Tomate Pera.

100g de Beicon.

3 latas de atún (girasol/oliva).

1 cebolla pequeña.

400g de queso Emmental (a gusto).

4 Berenjenas .

Sal y Aceite de Oliva.

Proceso de Elaboración.

Freír los tomates en una cacerola, aunque hemos añadido en la lista de los ingredientes 1 cebolla, este elemento es opcional. Por tanto, si lo deseas puedes añadir la cebolla en el sofrito (la verdad que le da otro gustito/textura).

Mientras dejamos en el fuego el tomate, podemos ir cortando el beicon a trocitos. En nuestro caso nos encanta, así que los cortes son realmente ¡GRANDES! da un sabor explosivo.

Cuando el tomate ya esté soltando ese olorcito rico que nos indica que ya está en su punto de “devoración”, añadimos el beicon para que ya vaya cogiendo color la historia.

Ahora, preparamos las berenjenas, las laminamos, le echamos la sal y el aceite y con mucho amor las colocamos sobre papel vegetal, para acto seguido llevarlas al horno a una temperatura adecuada que nos permita controlarlas. Cuando ya estén blanditas para que puedan jugar en nuestro paladar, las retiramos y comienza la recta final, donde nuestro estómago ya nos hará señales…

En una fuente (la que más nos guste), comenzaremos la operación de montaje e iremos formando las capas de nuestra riquísima lasaña de verduras o Musaka (que queda más molón Mu-sa-ka)

El ritual se inicia con una capa de berenjena, una capa de sofrito y beicon y con el atún escurrido, lo agregamos. Una rica capa de queso (sí posiblemente 400g será poco) y así sucesivamente.

Capa de berenjena, capa de tomate, beicon y atún queso. Tú decidirás la altura de la Musaka, así que ¡ojo! Qué lo mismo no cabe en el horno…

Y para rematar la faena, para colocar la guinda del pastel, colocamos una buena capa de queso por encima y lo gratinamos. Así, señores… Se crea un manjar de dioses.

Musaka – Quién pudiera ser tenedor…